ansiedad sexual-psicologia-valencia
Compartir

La mayoría de las personas coinciden en que el sexo es una actividad placentera que tiene numerosos beneficios para nuestra salud física y emocional. Algunos de estos beneficios son: quemar calorías, fortalecer el corazón, potencia el sistema inmune, previene el estrés, disminuye la sensación de dolor, mejora la autoestima, etc.

Sin embargo, no todas las personas tienen el mismo punto de vista en torno a las relaciones sexuales. Las personas que sufren ansiedad sexual afrontan las relaciones sexuales con preocupación, frustración o miedo y  estas emociones no nos permiten disfrutar de las mismas con plenitud.

Por tanto, ¿cuál es la consecuencia más directa de padecer ansiedad sexual? Evitamos tener relaciones sexuales y perdemos el interés por las mismas dando lugar a la aparición de las principales disfunciones sexuales en hombres y mujeres (pérdida del deseo sexual, anorgasmia, dificultad para mantener la erección, eyaculación precoz, etc.)

¿QUÉ ES LA ANSIEDAD?

La ansiedad es un mecanismo de defensa que nos advierte de un peligro. La ansiedad cumple con una importante función adaptativa que pone en marcha una compleja respuesta que nos prepara “luchar o huir”. Por tanto, tiene la función de protegernos pero al mismo tiempo puede activarse este sistema en situaciones que “percibimos” como amenazantes aunque en realidad no lo sean.

Esto puedo ocurrir en la vida diaria pero también en las relaciones sexuales dando lugar a una preocupación excesiva centrada en el hecho de mantener relaciones sexuales. Esta preocupación es producida por pensamientos como: “no voy a llegar al orgasmo”; “voy a ser incapaz de mantener la erección”; “no tengo buen cuerpo”; “no soy lo suficientemente buen@ para mi pareja”; y un largo etc.

Por tanto, la ansiedad sexual va creando un círculo vicioso que finalmente provoca que ocurra lo que realmente tememos y no podamos centrarnos en disfrutar de la relación sexual dando lugar a las disfunciones sexuales.

CLAVES PARA CONTROLAR LA ANSIEDAD SEXUAL

¿Qué podemos hacer para romper ese círculo y recuperar el control de tu vida sexual?

A continuación te cuento algunos consejos para ello:

  1.  Ábrete con tu pareja y habla de las preocupaciones que tienes a la hora de mantener relaciones sexuales. Práctica la asertividad, habla de tus gustos, preferencias, de lo que te gusta y de lo que no, teniendo en cuenta también los de tu pareja.

  2. Práctica técnicas de respiración abdominal y relajación ya que te ayudarán a controlar los síntomas de la ansiedad, así como, a focalizarte en disfrutar del sexo.

  3. Mantén un estilo de vida saludable. Haz ejercicio físico regularmente y cuida tu alimentación. Conseguirás sentirte mejor contigo mism@ y tener más energía.

  4. Cuida los momentos de intimidad en pareja. No todo es el sexo, también es importante crear situaciones románticas como dar masajes, una cena con velas, un baño juntos, caricias, etc. Esto te ayudará a crear un ambiente relajado dejando a un lado el foco del acto sexual.

Si nada de esto te funciona, consulta con un psicólogo especialista en sexología y terapia de pareja. Te ayudará a conocerte mejor, entender tu ansiedad, trabajar tu autoestima y sentirte más cómod@ con tu sexualidad.

ANSIEDAD SEXUAL: ¿QUÉ ES Y CÓMO SUPERARLA?

Alejandro González Jesús

Psicólogo Sanitario colegiado en el Colegio Oficial de Psicología de la Comunidad Valenciana con nº CV16198. Desarrollo mi actividad profesional en el ámbito de la intervención psicológica, sexología clínica y terapia de pareja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *